jueves, 8 de abril de 2010

Historia de la Psiquiatría III (La invención de la Esquizofrenia)

tes del siglo XIX apenas hay referencias a lo que ahora se entiende por esquizofrenia. En primer lugar, esto se podría atribuir a que el término, la "entidad nosológica" es algo moderno, una suerte de "avance", algo así como el "si sabemos lo que es, podremos tratarlo". Nada más lejos de la realidad. No sabemos lo que es, aparte de teorías más o menos, en realidad menos que más, contrastadas.
Volvemos al principio, antes del siglo XIX, apenas hay referencias a lo que ahora se entiende por esquizofrenia. Se puede buscar y extrapolar de la literatura médica y religiosa, se puede pensar que lo que antes eran endemoniados, ahora son enfermos mentales... en realidad nada mínimamente serio, sobre todo por el obviar que la cultura occidental antes del siglo XIX, ya sea Griega, Judía, Romana, Medieval, o la que se nos ocurra, era significativamente distinta, también el concepto de "locura".
Otra vez comenzamos: Antes del siglo XIX, apenas hay referencias a lo que ahora podemos entender por esquizofrenia. Es muy interesante ver cómo la medicina islámica del S. XV ni siquiera recoge cosas parecidas.
Las primeras referencias a algo que podría ajustarse a la esquizofrenia, podrían ser de Pinel (1809).
Benedict Morel creó el término  Demence précoce, en 1853. Arnold Pick en 1891 utilizó el término "dementia praecox". Ambos se referían a algo a lo que hoy podemos denominar psicosis.
Emil Kraepelin (algunos comentarios a sus casos los podemos encontrar en el libro UHP), sistematizó la entidad nosológica, distinguiéndola de otras. No sabemos muy bien con qué criterio, ya que de un tipo de esquizofrenia a otra hay unas diferencias poco justificables sin recurrir a valoraciones arbitrarias.  Para Kraepelin, tenía un curso deteriorante y empezaba en épocas tempranas de la vida adulta, por eso el nombre de dementia praecox. Poco a poco el término se fue popularizando.
Eugen Bleuler, fue el que le puso su nombre definitivo, Esquizofrenia. Para este hombrico, había cuatro síntomas fundamentales: Asociaciones laxas del pensamiento, afectividad plana, ambivalencia y autismo. Los delirios y alucinaciones eran accesorios.
La psiquiatría contemporánea parece obviar que esta entidad nosológica (etiqueta, para entendernos) es una invención del siglo XIX, en la sociedad occidental.

Y de esos polvos, estos lodos. En otro momento continuaremos con la evolución del término hasta nuestros días, y las implicaciones que tiene. Esperamos que les haya guatado.

4 comentarios:

etiquetada dijo...

Pues para ser tan poco conocida, tan reciente y tener aún tanto por explicar, la esquizofrenia como "etiqueta" es de las más alienantes y discrimanotorias. Alienante porque desde el momento en que te etiquetan hay que ser muy fuerte para no sentirte un bicho raro, para no asustarte ante todo lo que dicen que te espera,(profecías cuyo cumplimiento es más que discutible) para separar el grano de la paja cuando te pones a leer literatura"especializada".
Discriminatoria porque con esa etiqueta te dejan entrar en pocos clubs, empezando por los laborales. Discriminatoria porque pierdes tu entidad como persona de plenos derechos desde el momento en que se te puede negar tu capacidad para tomar decisiones en igualdad de condiciones que cualquier otro paciente de cualquier otro padecimiento humano. Y discriminatoria también porque la campaña para asociar esquizofrenia y violencia potencial ha estado tan bien orquestada y desde hace tanto tiempo que la contra campaña es una empresa de proporciones titánicas.
Qué capacidad perversa, la de esos que etiquetan. El círculo se cierra cuando sabes que, al menos de momento,no hay forma de desetiquetarse, por más bien que te veas y que te vean.

Francisco Chávez dijo...

Excelente entrada. Me ha gustado bastante. Enhorabuena.

Cotrapsicología Salamanca dijo...

Muchas gracias a los dos por las aportaciones. De verdad, que da ánimos :).

Esther dijo...

La contra campaña está en marcha. Cada vez son más las personas que se cuestionan lo que se habían aprendido al dedillo. Yo entre ellas. Compañeros psiquiatras (los más listos, qué coincidencia ), que te dicen que la psiquiatría es una medida de control social y el "esquizofrénico" una persona de la que sabemos más bien poco.
Y no es casualidad que la capacidad crítica aumenta cuando aumentan los conocimientos. Entonces empiezas a mirar a tu entorno de otra forma y te das cuenta de todo el paisaje que te habías perdido.
A seguir descubriendo y a seguir combatiendo.
Esther